(Des)encriptando el futuro

Desde tiempos antiguos se han utilizado métodos para transmitir mensajes secretos que solamente receptores autorizados pueden leer. Esto se ha hecho para evitar que ciertas personas tengan acceso al contenido de esa información. Estos mensajes requieren de un código que ayude a descifrarlos. Esta ha sido práctica común en las actividades del gobierno y de cualquier persona que ha buscado resguardar algún tipo de secreto.

En la era digital, la encriptación es un proceso de este tipo, mediante el cual un archivo o mensaje es codificado para su transmisión y almacenamiento, y que requiere de llaves para su apertura y lectura a través de sistemas informáticos.
Tras las revelaciones del espionaje mundial realizado por la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos filtradas por Edward Snowden hace un par de años, las grandes empresas tecnológicas decidieron mejorar sus sistemas para incorporar algún tipo de encriptación para crear mayor privacidad para sus usuarios, y de esta manera evitar el robo o acceso no autorizado de la información personal resguardada o transmitida a través del Internet. Las grandes empresas tecnológicas consideraron que esto haría más atractivos a sus productos al ofrecer mecanismos de protección contra terceros (incluyendo el espionaje de gobiernos).

Cada vez un número mayor de productos y servicios ofrecen la encriptación: Los sistemas operativos de Apple y Google ya están encriptados; Facebook ya encriptó Whatsapp que es uno de los sistemas de comunicación más utilizados en el mundo; hay almacenamiento en línea, redes privadas y proveedores de correo encriptados; lo cual demuestra que la tendencia de la industria serán los sistemas que protejan cada vez más la información del usuario.

Indudablemente esto no es del agrado de los gobiernos, particularmente Estados Unidos ha enfrentado frontalmente a la privacidad dentro de la tecnología. Bajo el pretexto de la seguridad nacional, han intentado que las empresas tecnológicas les entreguen las llaves de su encriptación. Hay un caso famoso de un atentado en San Bernardino, California, donde el FBI exigía por medio de un juez que Apple desarrollara alguna manera para penetrar en el Iphone 5C del culpable del atentado: El problema del FBI era que solamente tenían 10 intentos para descifrar la clave de acceso al teléfono, y de fallar, se borraría toda la información del teléfono. Cuando Apple se negó a entregar este acceso al FBI, el cual ni siquiera existe, se volvió evidente que una larga guerra por la seguridad había comenzado:

Esta guerra tiene de un lado al individuo y sus aparatos tecnológicos. De acuerdo con los tratados internacionales de Derechos Humanos, y derivado de los criterios de los Comités de las Naciones Unidas sobre este tema, toda persona tiene derecho a la privacidad y la intimidad. Esta persona tiene que ser respetada en su cuerpo, espacio e información. Los Derechos Humanos garantizan que la información de cualquier persona debe ser protegida como parte de su ser.

El enfrentamiento tiene como contraparte a los gobiernos que justifican la intromisión, intercepción de datos, y violación a la privacidad tecnológica, con el sustento de que lo hacen para garantizar el bien común. Han existido inclusive intentos por crear leyes que prohíban la encriptación. Sin ella, es fácil rastrear y escuchar las conversaciones y leer la información de la persona en cualquiera de sus dispositivos tecnológicos de comunicaciones.
El FBI pagó más de un millón de dólares para que una empresa tecnológica lograra el acceso al Iphone de San Bernardino. Lo curioso es que la técnica utilizada para abrir dicho teléfono, solamente funciona para ese tipo de aparato y no para otros más nuevos.

El crimen se beneficia de la falta de encriptación y de las fallas de seguridad en los sistemas para robar la información de las personas para obtener acceso a sus identidades, cuentas bancarias y documentos personales. Por ello, todo sistema que quebranté la seguridad no sólo beneficia a los gobiernos, también a los criminales.

En razón de lo anterior es que queda vigente otra de las realidades de la Era Digital que muchas personas aún no entienden: Pretender regular al Internet a través de leyes del mundo análogo (predigital) no funciona. Cada prohibición dentro de las leyes será superado por algún nuevo mecanismo tecnológico, y por tanto, estarán las leyes un paso atrás de la tecnología, mientras no se cambie la forma de abordar al Internet y su regulación.

Para el usuario la encriptación hace más difícil que le roben, es como poner un candado al volante de un automóvil: Sin lugar a duda un ladrón de autos podrá superar el candado, pero probablemente funcionará para disuadirlo de intentar robar el carro. Un ladrón de información se encontraría con la misma problemática ante la encriptación.

Sin embargo siempre es recomendable cuidar contraseñas, no abrir archivos extraños, tener programas antivirus, y tener cuidado con lo que hacemos dentro del Internet, ya que hay criminales que instalan programas que actúan por dentro de nuestros aparatos buscando robar nuestra información. Entender esta lucha es importante ya que si se logra desencriptar el futuro, el mundo vivirá la realidad del libro “1984” de George Orwell, en donde el Estado podrá vigilar a las personas, expulsando la privacidad de la sociedad humana.

Por: Agustín Yáñez Figueroa @agusyanez

IT Legal Solutions, S.C. @itlegalmx

Originalmente publicado en la Revista Cream www.cream.mx

La siguiente Revolución Industrial

Desde la Declaración de Río en 1992, los países del mundo han mantenido un dialogo continuo en relación al medio ambiente.  A finales de 2015 se celebra en Paris, Francia la reunión conocida como la “COP 21”, la cual es la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) y la CMP la Conferencia de las Partes en calidad de reunión de las Partes en el Protocolo de Kyoto (CMP).

Existe gran expectativa sobre los resultados de dicha Conferencia Internacional, pues se considera que el mundo se encuentra en un punto crítico:  Existe suficiente evidencia científica que ha dejado claro que si la humanidad no actúa para salvaguardar el medio ambiente, las condiciones en el planeta pueden cambiar lo suficiente para hacer inviable la vida humana en la Tierra en las siguientes décadas.

Por ello, ha surgido un movimiento social muy importante para presionar a los gobiernos y a los organismos internacionales para establecer reglas que garanticen la preservación de las condiciones planetarias que permitan la presencia de seres humanos en condiciones viables, con ecosistemas benévolos y por tanto, de una manera sustentable.

Los especialistas consideran que enfrentar el cambio que requerirá la emergencia climática, será similar a las condiciones de una guerra:  Deberá reducirse el volumen de la actividad industrial y se elevará de manera sustanciosa el costo del transporte.  Adicionalmente, será necesario sustituir tecnologías obsoletas, por aquellas que sean limpias y compatibles con el entorno.

No actuar conllevará a la humanidad a enfrentarse al derretimiento de los hielos continentales tanto en el continente Antártico como en Groenlandia, lo que podría elevar el nivel del mar varios metros, dejando inhabitable gran parte de la línea costera mundial, y cambiaría de manera muy importante las mareas y las temperaturas en el mundo.

Se teme que la humanidad no pueda enfrentar la desaceleración económica que COP 21 exige:  Se cree que el crecimiento basado en el consumo es la única solución para el crecimiento de las naciones.  Esto se basa en las teorías del Capitalismo, concebidas por Adam Smith a mediados del Siglo XIX.  Pero debemos entender el cambio de escenario:  Cuando Smith escribió sus teorías económicas, la población mundial ni siquiera había llegado a mil millones de habitantes, parecía que la humanidad, pequeña en su tamaño, vivía en un planeta de recursos infinitos e inacabables.

El inicio del siglo XXI se enfrenta a una población superior a los 7 mil millones de habitantes, con una expectativa de nivelarse para el 2050 en 9 mil millones, en donde los recursos naturales cada vez son más escasos, y lejos de parecer el planeta un lugar infinito, nos enfrentamos a la realidad de la sobrepoblación y el súper consumo.  No hay lugar ya para mantener las teorías de Smith como los pilares de la sociedad moderna.

En su lugar debe gestarse una nueva Revolución Industrial:  Esta nueva visión económica que se basa en lo que se ha denominado el “Capitalismo Natural”, dentro del cual, no sólo se toma en cuenta el costo de los recursos naturales, humanos y temporales para calcular el valor de los productos; esta nueva visión exige que se incorpore dentro de los costos de producción, el costo al entorno, la afectación que cualquier actividad genera para el planeta.  Por ejemplo: Si se remueven 10 árboles para construir una carretera, el costo vital de esos diez árboles tiene que ser parte del precio de la obra, y no solo desde la perspectiva de recuperar los árboles, sino de poner un valor a cualquier desgaste ambiental en la producción, para con ello, generar recursos que puedan dedicarse a la preservación de los ecosistemas de una manera puntual y bien definida.

Probablemente la COP 21 genere acuerdos para enfocar subsidios a la instalación de paneles solares y generados eólicos para electricidad, pero la industria tiene que cambiar su perspectiva de cómo hacer negocios:  Hasta el momento, y desde hace más de dos décadas, las industrias más avanzadas crearon el concepto de la “obsolescencia programada”, dentro de la cual, diseñan productos de consumo que tienen una vida útil predefinida.  Lo anterior se hace con la intención de que el consumidor este obligado a reemplazar todos sus productos cada determinado tiempo.  Esto ya no es sostenible, y debemos cambiar la visión industrial; evolucionar de un consumo programado y rapaz, a uno de consumo responsable.

Las industrias deben empezar a pensar no solo en función de crear productos, deben pensar en que esos productos nunca dejen de generarles riqueza, pero sin reemplazarlos innecesariamente.  El Capitalismo Natural propone, por ejemplo, que las lavadoras se renten, en lugar de comprarse.  Con esto se garantiza que el productos siempre gane en función de rentas.  El consumidor gana al no adquirir bienes costosos que además tendrá que mantener.  Al generarse este ciclo de renta, el propietario de los aparatos, deberá mantenerlos funcionando, por lo que mejorarán la calidad de sus componentes, a fin de que los mismos no se descompongan.

Aunque esto parezca poco viable, basta ver el caso del nuevo Iphone 6S, presentado en septiembre por Apple.  Tradicionalmente Apple presenta nuevos aparatos cada año, con miras a que el consumidor reemplace sus equipos por lo menos cada dos años.  Con este nuevo aparato se puede ver un cambio de paradigma:  Para empezar, el aparato tiene todos sus componentes internos sellados, lo que prácticamente garantiza que sean contra agua.  Apple no ha publicitado esto, no ha utilizado esta novedad como un agregado para motivar las ventas del aparato.  Realmente lo han hecho para garantizar que los aparatos duren más.  Lo anterior, sumado a la excelente calidad de componentes que esta empresa utiliza, garantiza que dichos teléfonos darán un servicio por muchos años sin problemas.  Pero entonces, esto parecería contradecir la forma de trabajar de Apple, ya que ellos quieren que la gente cambie de aparato constantemente.

En realidad esto es lo que sigue siendo la forma de operar de Apple, quieren que la gente cambie de aparatos cada año, pero la empresa recompra el equipo que ya tiene el cliente, y con facilidades les dará cada año uno nuevo.  El cambio involucra entonces, que Apple limpia los aparatos entregados a cambio, y los revende.  Con un aparato en buen estado, y bien construido, el ciclo se puede repetir varias veces.  Con lo anterior, gana mercado, vende aparatos más baratos, y mantiene contentos a sus clientes.

Este ejemplo de una economía con productos de alta calidad, garantiza la lealtad de los clientes de Apple, y asegura que cada vez mas personas opten por comprar los productos de esta empresa.  Sumado al compromiso de no utilizar quimicos dañinos, Apple se encuentra, como en muchas otras cosas, a la vanguardia en creación de nuevas formas de hacer negocio, y sin duda, dentro de los parámetros de una nueva visión de la industria.

Si a lo anterior, sumamos la economía compartida, casos como Uber y Airbnb, empresas que alquilan autos y departamentos, sin tener ni un auto ni un departamento, vemos como el cambio de tendencia puede llevar a crear una nueva industria, una nueva forma de hacer negocios, en mayor sintonía y armonía con el planeta.

Por tanto, aquellas industrias que se adapten y cambien su forma de hacer negocios dentro de esta nueva cultura económica, serán las que sean exitosas, las que trasciendan y garanticen con nuevas y mejores prácticas, no solo una economía sustentable, sino además generando una nueva visión de los negocios y dando paso a una nueva Revolución en donde la industria de la mano de la tecnología, garanticen que la humanidad pueda seguir, volviendo a la armonía con su entorno.

Por: Agustín Yáñez Figueroa @agusyanez

IT Legal Solutions, S.C. @itlegalmx

Originalmente publicado en la Revista Cream www.cream.mx

La Maquina de Pensamiento más Poderosa

Ray Kurzweil es el director de ingeniería de Google.  Este inventor y técnico informático predice que la evolución de la tecnología llevará a la humanidad a un hito que indudablemente revolucionaría aún más a la vida humana:

Su predicción consiste básicamente en establecer que para el año 2030, la mente humana trabajará de manera simbiótica con nano-robots en la formación del pensamiento.  Esto quiere decir que se desarrollará una inteligencia artificial utilizando la maquina de pensamiento más poderosa que existe en el mundo:  El cerebro humano.

La nano-tecnología se refiere a la creación de robots de tamaño microscópico, los cuales pueden realizar labores en dimensiones muy reducidas.  Por ejemplo, se busca crear nano-robots que puedan realizar reparación de células o que luchen contra una enfermedad como el cáncer, realizando estas labores al interior del cuerpo de las personas, y con ello, eliminando cirugías, el uso de medicamentos químicos, y sin grandes repercusiones para el bienestar físico. Aunque esto suene a ciencia ficción, los proyectos de nano-tecnología tienen ya un grado muy avanzado de desarrollo, y se continúa buscando crear robots cada vez más y más pequeños.

La predicción de Kurzweil considera que se desarrollarán robots del tamaño del ADN; el cual es el mapa genético de cada ser vivo, al interior de todas sus células.  Con estos robots microscópicos, el cerebro podrá realizar procesamientos no biológicos, conectándose a redes virtuales, y por tanto, potenciando la capacidad del razonamiento de las personas.  Adicionalmente, estos robots permitirán al cerebro conectarse a un servicio en la “nube digital”, y realizar respaldos, incluso del pensamiento.

La predicción de este ingeniero va más allá del pensamiento no biológico; el estima que para el 2040 gran parte del pensamiento humano ya será sintético, no biológico, y que por tanto, eventualmente, la consciencia humana podrá ser trasladada fuera del cuerpo humano: la eterna búsqueda humana de la inmortalidad.

Aún cuando las ideas de Kurzweil no se conviertan en una realidad, su visión del desarrollo de la inteligencia artificial acierta en basarse en la idea de utilizar al mismo ser humano y su capacidad biológica, para crear una súper inteligencia, la cual incluso podrá fusionar y exponenciar las mentes de muchas personas, generando un poder de pensamiento inusitado.  Con esto, se podrían lograr avances muy importantes en la ciencia y la técnica, ayudando en la comprensión de la vida y su desarrollo; quizá coadyuvando a curar enfermedades y mejorando en todos aspectos, la condición humana.

Muchas personas podrán considerar que la posibilidad de tener mini-robots operando dentro de su cerebro sería algo absurdo y que nunca lo permitirían, pero la experiencia actual es que el ser humano acoge con facilidad a la tecnología.  Vemos como el siglo XXI, ha traído cambios en el comportamiento y en la interacción social derivado de las nuevas tecnologías, por lo que es factible esperar que esta tendencia continúe, y que quizá será aceptable y normal en un par de décadas, vivir vidas digitales de manera integrada a la vida biológica.

Por: Agustín Yáñez Figueroa @agusyanez

IT Legal Solutions, S.C. @itlegalmx

Originalmente publicado en la sección «The World” de la revista Cream www.cream.mx

ESPIADOS POR EL GOBIERNO

El año pasado, un analista de la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos, reveló información confidencial en donde exponía como el gobierno de ese país realizaba espionaje dentro de su territorio y en el mundo entero.  Cuando fue enfrentada dicha Agencia al respecto, sus directivos explicaron que lo único que recolectan es información denominada Meta-data de todos los usuarios de telecomunicaciones.  Este tipo de información explicaron, no contiene datos personales ni específicos de las personas, solo ayuda a establecer patrones de conducta, con lo que, ellos dicen, luchan contra el crimen y el terrorismo.

Esto causó escándalo en la sociedad mundial y en los gobiernos afectados.  La noción de que el gobierno se faculte a si mismo para espiar, violenta todas los Derechos Humanos relacionados con la intimidad y la privacidad.

Al menos en el Mundo, el espionaje de Estados Unidos causó escándalo.  En México, por el contrario, el gobierno aprendió de los métodos utilizados, y creo todo un apartado en la Nueva Ley de Telecomunicaciones, donde se obliga a los operadores de redes a mantener información de todos sus clientes durante dos años, y a cederla a las autoridades cuando esta información sea solicitada.

Con lo anterior en México estamos siendo vigilados por el gobierno, quien se ha auto-facultado, bajo el amparo de la ley, para espiar a todos los ciudadanos.

Argumenta lo mismo: Qué solo se referirá la vigilancia, a la recolección de Meta-datos.  Para entender que es lo que el gobierno puede hacer y que consecuencias tendrá, vale la pena entender de que se trata:

En primer lugar los operadores como Telcel deberán llevar un registro de nuestros datos personales, de nuestra línea de teléfono, el modelo de aparato que usamos, con quien hablamos y por cuanto tiempo, y donde nos ubicamos (utilizando la geo-localización).

Estudios han demostrado que con estos datos, los llamados meta-datos, es suficiente para saber mucha información de cada usuario, ya que saben que lugares frecuenta, con quien mantiene comunicación, e incluso al contar con los datos del equipo telefónico, es concebible que hasta lo intervengan.

El Instituto Federal de Acceso a la Información tuvo la facultad de pelear esto a través de un recurso legal llamado Acción de Inconstitucionalidad ante la Suprema Corte, para que se declarará que esta ley viola nuestros Derechos Humanos.  Este Instituto se negó a presentar el recurso, y por tanto, con dicha omisión, ha colaborado para que se violente nuestra privacidad como individuos.

Este tipo de acciones vulneran nuestra Constitución ya que son actos de molestia por parte del gobierno, y no deben poder hacerlo, salvo en casos de comisión de delitos, cuando puede solicitarse a un juez el acceso a la información privada de una persona para salvaguardar el bien común.

Por: Agustín Yáñez Figueroa @agusyanez

IT Legal Solutions, S.C. @itlegalmx

Originalmente publicado en la Revista Cream www.cream.mx

El Conocimiento Local

Con el avance de la tecnología, se ha podido observar un cambio radical en la forma de hacer muchas cosas en la sociedad moderna:  Los negocios, las comunicaciones, la forma de establecer contacto con otros, los pasatiempos, en general, se puede observar como gran parte de la actividad humana ha cambiado radicalmente.

Sin embargo, durante este amanecer tecnológico, la forma de realizar turismo ha permanecido para la mayoría de las personas sin cambios:  Lo común es que una persona organice un viaje buscando hoteles y haciendo reservación para tener un lugar de descanso garantizado en los lugares a visitar.

Una variante utilizada por los viajeros han sido los albergues, en donde uno convive de manera muy directa con otros viajeros.  Esto sin duda ayuda a la experiencia del viaje, compartiendo experiencias con otros, e inclusive hasta encontrando acompañantes de viaje, algo que las redes sociales han fomentado. De manera paralela la creación de sitios de opiniones como Tripadvisor han ayudado a poder seleccionar el tipo de lugares y servicios a utilizar con base en las experiencias de otros viajeros.

Con todo esto, siempre falta un elemento que da un valor agregado al viaje:  el conocimiento local.  La forma ideal para conocer un lugar nuevo es teniendo a un lugareño que guíe la exploración de un nuevo lugar.  Sin embargo esto generalmente resulta difícil, sobre todo cuando los viajes son cortos.

Pero la tecnología ha creado alternativas para esto también.  Sitios como Airbnb y House Exchange permiten a los viajeros tener una experiencia nueva y diferente en sus viajes:

Con Airbnb por ejemplo, se puede establecer contacto con personas en más de 190 ciudades del mundo las cuales están dispuestas a rentar parte o la totalidad de una propiedad que tengan.  Las ventajas de esto son muchas.  Desde llegar a casa de un lugareño y tenerlo como guía de viaje, hasta tener la oportunidad de alojarse en lugares exóticos y únicos en el mundo.  No por nada uno de los lemas de esta empresa es “quitamos el miedo a dejar a extraños entrar a tu casa”.  Puede parecer complicado y hasta peligroso, sin embargo, la persona que ofrece el hospedaje tiene la posibilidad de aceptar o rechazar a un probable viajero con base en su perfil en el propio sitio de Airbnb.  Por otro lado los pagos se realizan con anticipación y con tarjeta, por lo que el riesgo relacionado con el factor económico desaparece.

Servicios como House Exchange contactan a personas en diferentes lugares del mundo dispuestos a intercambiar su casa con otras personas en el mundo a donde ellos quieran viajar.  Cada parte define los permisos que otorgan en el uso de sus propiedades e inclusive se puede plantear el intercambio de vehículos.  Cuantas veces uno viaja y deja su casa vacía solo generando gastos.  Por supuesto que en todo momento la empresa intermediaria cuenta con todos los datos de las partes en la operación, y con ello se busca minimizar riesgos.

Puede parecer extraño pensar en viajar llegando a casas de otros, o inclusive en permitir la entrada a extraños en la residencia de uno, pero este tipo de acuerdos reduce o elimina los costos relacionados con los viajes, agrega el sabor local, y abre las puertas a una nueva forma del viajar.

En el contexto actual, el contacto con personas de otras razas y culturas puede ayudar al entendimiento entre la sociedad humana, y con ello reducir el recelo social y cultural que existe entre los pueblos del mundo.

Por: Agustín Yáñez Figueroa @agusyanez

IT Legal Solutions, S.C. @itlegalmx

Originalmente publicado en la Revista Cream www.cream.mx

La Segunda Revolución de lo Virtual

Se avecina una segunda revolución tecnológica: Al menos así se ha denominado por el sector a los múltiples cambios que podremos observar en el funcionamiento del Internet en los próximos años.   Puede parecer que la evolución que ha sufrido la sociedad en los últimos 20 años gracias al surgimiento de la Red Mundial es ya definitivo, y que no hay muchos nuevos terrenos por explorar.

La realidad es que los cambios que se vislumbran para los siguientes años, realmente denotan otro cambio importante en nuestra relación con la tecnología, y por supuesto, conlleva riesgos importantes para las personas en lo individual, en lo social, así como en lo jurídico, particularmente respecto a privacidad y seguridad.

Uno de los cambios más significativos proviene de lo que se denomina el “Internet de Mallas (Mesh Networking)”:  Esta tecnología representa la interconexión a Internet sin necesidad de una conexión directa a la red.  Aún cuando la misma es todavía desconocida por muchos, la misma ya esta disponible en sistemas como el IOS7.  Las posibilidades de esta tecnología permiten que muchos usuarios se interconecten directamente y puedan realizar operaciones tales como el envío de mensajes, fotos y videos sin red disponible (Firechat).  Por otro lado permite que varios usuarios puedan acceder a una red por medio de otro de los usuarios conectados incluso a la distancia.  Esta tecnología elimina la posibilidad a los gobiernos de censurar el acceso a Internet mediante la supresión de servidores, ya que cada usuario se convierte en un punto de interconexión (nodo).  Seguramente esto provocará en los gobiernos mucha preocupación ya que acrecentará la posibilidad de la comunicación horizontal, superando aún más la capacidad gubernamental del control de la información.

Otro cambio significativo que experimentaremos en los próximos años, será el arribo del “Internet de las Cosas”.  Esta idea se refiere a que veremos como todos los dispositivos en el hogar se volverán “inteligentes”.  Ya existen refrigeradores que detectan los productos faltantes y pueden comunicarse al supermercado y hacer el pedido de productos directamente y sin la intervención de usuarios.  Veremos también el arribo de termostatos como los de la empresa Nest, los cuales serán capaces de control a distancia.  Pero no quedará en ello, veremos lavadoras, hornos, ventanas y focos capaces de detectar por si mismos cambios y horarios para actuar.  Esto puede representar un cambio importante también en la forma de las personas de enfrentar el día a día, pero contiene problemas importantes de seguridad, como puede ser el acceso no autorizado a dichos dispositivos para penetrar redes privadas, o incluso puede conllevar robo de información personal por medio de esos aparatos inteligentes.

Sin embargo, uno de los cambios más significativos que veremos en los próximos años, proviene de la denominada Realidad Virtual o Aumentada.  La empresa Facebook acaba de adquirir una empresa denominada Oculus VR, la cual tiene ya desarrollados visores de tercera dimensión.  La idea de este desarrollo consiste en lograr la inmersión de la persona en una realidad simulada mediante imágenes y sonidos desarrollados a través de un visor.  Adicionalmente existe la posibilidad de incorporar sensaciones con trajes de realidad aumentada.  Estos cambios inminentes, preocupan a sociólogos y psicólogos:  se considera que los daños que las redes sociales provocan actualmente, donde las personas se afectan por el número de respuestas que reciben a sus publicaciones, puede ser mucho más grave.  Una persona inmersa en las redes de forma cotidiana, podrá perderse en mundos virtuales, particularmente si sus sentidos son engañados en considerar que esa es la realidad.  La mente, según los expertos, no distingue entre el mundo real y el virtual, los estímulos son los mismos, y por tanto, los efectos en la sociedad pueden ser importantes.

Actualmente ya se contabilizan los daños que la movilidad del Internet esta generando, sobre todo en los jovenes, con el aislamiento y la soledad que genera la virtualidad.  Sin embargo estos pueden ser mucho mayores al continuar la evolución de la tecnología y de las redes que surjan de ella.  Por tanto, este tema es de relevancia para los gobiernos y las instituciones de salubridad, ya que la adicción no sólo se debe referir a sustancias químicas, ya se debe contabilizar también la adicción al estímulo virtual, el cual puede ser tan malo como el químico.  Jovenes han muerto por dejar de comer al conectarse a juegos en redes, imágenes y videos que circulan por Internet han ocasionado suicidios y persecución social.  Sin lugar a duda, la humanidad tendrá que aprender a regular los espacios virtuales, a efecto de garantizar el bienestar social.

Por: Agustín Yáñez Figueroa @agusyanez

IT Legal Solutions, S.C. @itlegalmx

Originalmente publicado en la Revista Cream www.cream.mx

El Cambio Social en la Revolución Tecnológica

La Revolución Tecnológica ha modificado sustancialmente la vida del ser humano moderno. Resulta interesante observar como esto ha tenido tanto efectos positivos como negativos. La productividad laboral se ha incrementado, pues las comunicaciones y la transmisión de información se han vuelto infinitamente más sencillas con las nuevas tecnologías. Es de llamar la atención que tan recientemente como en la década de los noventa se requería de una infraestructura humana muy grande para que las empresas y los negocios pudieran funcionar. Era común que las oficinas tuvieran gran cantidad de telefonistas, mecanógrafas y taquígrafas para que se pudieran satisfacerse las necesidades de comunicación dentro de las empresas.

Las computadoras desde su origen a mediados del siglo XX, prometían precisamente la mejora de los procesos y el incremento a la productividad de todos los ámbitos de la vida humana. Pero durante décadas, esto fue imposible, ya que el costo de las computadoras se mantuvo muy elevado. Parecía un sueño cuando en los ochentas Apple, IBM y otras empresas empezaron a hablar de las llamadas computadoras personales.

Sin duda esta revolución ha sido algo extraordinario: Poco a poco se reemplazo a la maquina de escribir de la oficina por el ordenador. Se introdujo en los noventas con toda fuerza el teléfono celular, y de manera paralela el Internet.

Pero nada de esto es ya relevante: La evolución tecnológica ha tenido un crecimiento exponencial de una dimensión tan extraordinaria que hasta las computadoras y los celulares comunes, parecen estar destinados a la desaparición en el corto plazo.

La Red Mundial es ahora omnipresente, es inalámbrica, y no precisa de una computadora para operar. La introducción en los últimos años de los smartphones, de las tablets y phablets, ha provocado un cambio radical en la forma de desenvolvernos como seres humanos. Tenemos acceso permanente al Internet, sin importar donde estemos, sin necesidad de equipos grandes y pesados. Es factible tener acceso a toda nuestra información de manera remota y sencilla, con una red mundial que nos rodea y nos acoge.

Pese a lo virtuoso que este avance tecnológico resulte, ha involucrado cambios sociales y ha demostrado tener dentro de muchos contextos, graves problemas respecto a la privacidad y la intimidad.

Un estudio de la Fundación de Salud Mental de Gran Bretaña[1] ha revelado que los jóvenes actualmente se sienten mucho más solos y aislados que hace una década. A pesar de lo extremadamente comunicadas que están las nuevas generaciones, la tecnología los aísla. Esto es, tienen muchas relaciones virtuales, pero en consecuencia sufren sus relaciones reales. Este sentimiento de los jóvenes se ha detectado en muchos países como un creciente problema social.

Esto es sin duda un gran problema que podemos observar en la vida cotidiana en las ciudades; basta con mirar alrededor de uno para ver a la gente fugada en sus teléfonos y equipos inteligentes. Se ha vuelto común observar a personas de todas las edades reunidas en restaurantes, que no se comunican entre ellos, que concentran su atención en mantenerse en contacto con sus relaciones virtuales, todo esto transformando la interacción social, socavando el trato y el dialogo directo. Este escape de la realidad indudablemente debe ser un punto central de preocupación social colectiva. Hay incluso lugares en el mundo que han empezado a gestar espacios libres de teléfonos. Medida acogida ante este nuevo drama que nos acongoja, la desconexión de lo real, por no perdernos detalle alguno en lo virtual.

En el trabajo, también se han gestado problemas, ya que aún cuando se incremente la productividad de las empresas, surgen nuevas categorías de estrés laboral: Muchas personas han perdido la capacidad de desconectarse de su trabajo, al tener permanente contacto con sus cuentas de correo y de mensajería instantánea, lo que los mantiene en un estado permanente de atención laboral, lo que eventualmente genera daños a la salud física y mental.

Adicionalmente el advenimiento tecnológico está generando graves problemas con fenómenos como el sexting (el envío de mensajes de contenido sexual por medios tecnológicos, y que se redistribuyen, dañando la reputación del remitente original), el fenómeno del acoso a menores en la red, así como la desafortunada proliferación de la pornografía infantil en la red. Todas estas conductas que dañan al tejido social, son problemas novedosos que los gobiernos y la sociedad tienen que atender con prioridad, pues escalan conforme crece la difusión de la información.

Por otro lado y de gran importancia también, es que la privacidad ha sido completamente eliminada en la gran red mundial: El gobierno de Estados Unidos ha intervenido gran cantidad de teléfonos y cuentas en Internet. Esto quedó patente en fechas recientes con las declaraciones de Edward Snowden, contratista de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos. Llama mucho la atención como tras las revelaciones de Snowden, el gobierno de Estados Unidos buscó justificar la violación de los derechos de privacidad e intimidad de su pueblo y de la comunidad humana en general, con supuestos éxitos al fraguar ataques terroristas. Esto es muy preocupante y trae a colación el libro de 1984 de George Orwell, en donde se plantea una sociedad completamente vigilada por un estado opresor, mediante la figura del llamado “Big Brother (Gran Hermano)”.

Pero esto es algo que no sólo hacen los gobiernos; servicios como Facebook, Instagram y Foursquare utilizan la información que compartimos para analizar patrones de conductas y consumo, y aún cuando se argumenta por estas empresas que lo hacen solo con fines estadístico, la realidad es que la publicidad personalizada es el objetivo de esta recopilación de información. Basta entrar a estos sitios para ver como la publicidad esta enfocada al usuario específico y a su ubicación, lo que también vulnera la intimidad y la privacidad, y lo peor es que la gran mayoría de las personas no se preocupa por todo lo que revela de su vida cotidiana a una audiencia mundial. Sin duda los gobiernos temen que las redes sociales continúen gestando revoluciones y derrocando gobiernos, y por ello buscan intervenir y controlarlas, pero también las empresas están llegando a sentirse propietarias de nuestras actividades y preferencias, lo que es algo que debe de generar gran preocupación.

Resulta por lo tanto interesante observar como y a pesar de que la tecnología y la red mundial nos han traído grandes avances para la sociedad humana, también esta afectando nuestra intimidad e incluso esta modificando el tejido social. Las herramientas que nos otorga la tecnología deben utilizarse para el desarrollo y el bienestar, y todo aquello que resulte negativo, debe ser regulado, deben establecerse controles para garantizar que la sociedad funcione, que las tecnologías no dañen la convivencia social por un lado, y por otro, que las redes no se conviertan en nuestros controladores y verdugos.

Por: Agustín Yáñez Figueroa @agusyanez

IT Legal Solutions, S.C. @itlegalmx

Originalmente publicado en la Revista Cream www.cream.mx

El Cibermundo: La Nueva Frontera

Es ya una realidad reconocida por los gobiernos en todo el planeta, la existencia de una nueva y muy seria amenaza a la estabilidad y al orden dentro de todos los Estados: Esta amenaza se escapa de controles fronterizos, se filtra sin distinción de color, raza o posición social hacía el interior de todos los países, y se vuelve una realidad infranqueable y que ha requerido ya la atención de los gobiernos a escala global: La infiltración informática sin autorización a cualquier sistema de computo.

La capacidad de una persona, con sapiencia en ciencias informáticas para romper y penetrar información confidencial alojada en cualquier sistema de computo, es una realidad que ha existido desde hace muchos años: La película “Juegos de Guerra” de los ochentas, planteaba desde una perspectiva un tanto arcaica, el riesgo ya existente desde aquellos años, sobre la penetración de un experto informático mal intencionado (llamados ‘hackers) hacía el interior del sistema de seguridad nacional de los Estados Unidos de América, planteando a través de esa película, la posibilidad de una guerra nuclear por una infiltración al interior de las computadoras del Pentágono.

Estamos muy lejos de los sistemas informáticos que utilizaban teléfonos para la interconexión de computadoras, vivimos un mundo con conectividad de alta velocidad y conexiones inalámbricas. Un mundo con super teléfonos y redes abiertas con amplitud de cobertura. Esta nueva realidad a la que todos nos estamos adaptando, plantea una realidad mucho más complicada. Estamos en un mundo donde la actividad de los hackers es algo ya cotidiano, y que ha llevado a muchos gobiernos a crear unidades de ciberterrorismo, para tratar de contrarrestar el poder de estos nuevos delincuentes.

El planteamiento jurídico sin embargo, es incorrecto: Se pretende penalizar a loshackers desde el interior de los países, desde las leyes ya existentes, desde las reglas convencionales. Esto no puede funcionar por la realidad tan diversa que representan estas actividades: El ciberespacio no es una realidad comparable a nada ya existente. No se logrará combatir ni los ataques ciberneticos ni la constante violación a derechos de autor en el ciberespacio con las leyes y sistemas jurídicos ya existentes.

Ni siquiera el planteado tratado internacional Anticounterfeiting Trade Agreement (ACTA) que plantea controles en Internet desde la supervisión por los prestadores de servicios de internet, resolverá este problema. La idea del ACTA es que cada prestador de servicio de internet supervise y monitoreé las actividades de cada uno de los usuarios de sus servicios. Error garrafal. El que sabe navegar por el ciberespacio, puede con gran facilidad evadir los controles de su servidor de origen. El que conoce un poco sobre el cibermundo, sabe como ser invisible, como aparecer y desaparecer a conveniencia.

Los ataques de los grupos de hackers, como Anonymous, pueden tener diversas razones; protestas políticas, corporativas o sociales. Pero lo que es patente es su capacidad de penetrar los sistemas, con lo que parece ser una relativa facilidad que ha permitido la infiltración en sistemas de gobierno, como la CIA, periódicos, empresas multinacionales, entre muchas otras.

Por tanto, la única solución viable es tratar a internet y al cibermundo que ahí se ha gestado, como lo que es: Una realidad nueva, diferente, y aparte de nuestro mundo convencional. No podemos pretender que las viejas reglas y estructuras, vengan a cimentar el futuro de un mundo virtual, que no esta en ningún lugar, pero que esta en todos lados. La regulación del ciberespacio debe surgir desde su interior, debe buscar crear los mecanismos de control y supervisión desde adentro. Pretender regularlo desde fuera, es un error de origen, y que de ninguna forma dará resultado.

Por: Agustín Yáñez Figueroa @agusyanez

IT Legal Solutions, S.C. @itlegalmx

*** Originalmente publicado en lamuertedelpapel.com

LA REVOLUCIÓN DE LOS CIENTOS CUARENTA

A principios del siglo XX, la gente requería de la prensa escrita para conocer el acontecer mundial.  Sin duda, ya en aquellos días, la velocidad de las comunicaciones (asistida de instrumentos novedosos como el telégrafo y el teléfono), replicadas mediante la prensa escrita, generaba un entendimiento a gran escala de lo que sucedía a través del globo.  Sin embargo, en muchas ocasiones, las noticias podían tardar días o semanas en conocerse a escala mundial.  Esto, a pesar de que en las grandes urbes, los diarios en ocasiones salían en doble edición; la matutina y la vespertina.

En la década de los veintes, surgió un nuevo elemento que revolucionó la comunicación: La Radio.  Este nuevo invento, que trasladaba la voz y las ideas por el aire, acercó de manera aún mayor, a toda la humanidad.  Poco después, aparece la televisión, y sin lugar a duda, el mundo dejó de ser inaccesible por su tamaño, por las distancias, y por el tiempo:  Ahora el telespectador se podía trasladar a través de la vista, a cualquier lugar, a cualquier momento, a sentir por la visión la historia del mundo, y sin duda del ser humano.

Pese a que la modernidad cambió a la humanidad, la comunicación permaneció a través de todo el siglo veinte, como un monopolio de los medios y de las grandes empresas de la comunicación.  La información que se transmitía, y por ende que se compartía con las masas, con los pueblos, era siempre lo que el poderoso quería que escucharan.  Todo aquel que buscaba dar a conocer ideas, debía luchar contra gigantescos obstáculos para compartir sus ideas y aspiraciones.

El mundo actual ha logrado finalmente romper con este cerco y control de los grandes consorcios.  No es de extrañarse que en los últimos dos años hayan comenzado revoluciones y movimientos sociales por todo el mundo:  Todo esto es una consecuencia de las redes sociales.  Es indudable que los pueblos del mundo árabe, como punto de partida, estaban desde hace mucho tiempo cansados y resentidos por la calidad de sus gobiernos.  Sin embargo no encontraban el camino para organizarse, para entenderse, para planear y proyectar un mundo mejor.  Ahora tienen el elemento faltante, gran motor de escape del control.

Sin duda el mecanismo más extraordinario, a partir de su simpleza, es la red social conocida como Twitter.  La premisa es sencilla:  Escribes mensajes de hasta 140 caracteres.  Es todo.  Sin más complicación.  La gente se sigue en Twitter, no son necesariamente amigos, se leen unos a otros, y en ocasiones, se leen mutuamente, y hasta se dialoga.

Su portabilidad permite portarla en todo momento, ya que los archivos que se generan y envían por Internet, tienen el mismo peso que un mensajito de celular, por lo que hasta los teléfonos más sencillos, son capaces de compartir 140 caracteres.  Ahora el mundo dialoga.

Todo el que tiene algo que decir, lo puede hacer.  Aún cuando uno se encuentra con mucha trivialidad en lo que se escribe, con los pensamientos cotidianos de muchos, también se discute y razonan las ideas, se contraponen posturas, se pelea y se acuerda.

Gracias a esta red, auxiliada de Facebook (red social con más de 500 millones de usuarios, de los cuales la mitad se conecta al menos una vez al día) conocemos al instante lo que sucede en todo el planeta, ya no existe en el mundo un monopolio de la información.  En este sentido, se puede decir, la humanidad ha escalado un peldaño más hacía la libertad.

Gente tan extraordinaria como Yoani Sánchez comparten, a pesar de las dificultades técnicas que representa enviar un mensaje por Twitter desde Cuba, sus ideas, su lucha y su esperanza.  Se logra generar en lo inmediato un entendimiento del pensar del otro.  Crece de manera continua el gran inconciente social, y con ello, se gesta un nuevo mundo.  Un lugar en donde sea imposible controlar a través de la desinformación.

¿Bueno? ¿Malo? Difícil de definir.  Sin duda será un cambio.  Estar adentro de los pensamientos de otros todo el día, puede resultar complicado.  Se puede generar una cercanía distanciada, ajena, pero permanente.  Esperemos que las siguientes generaciones sepan controlar el cúmulo de información al que siempre tendrán acceso inmediato.

Esto es sin duda, una revolución que inicia en ciento cuarenta caracteres, pero será difícil definir hacía donde irá.

Por: Agustín Yáñez Figueroa @agusyanez

IT Legal Solutions, S.C. @itlegalmx

*** Originalmente publicado en la revista cream.mx

WATSON Y EL FUTURO DE LA INTELIGENCIA

En 1997, una computadora de nombre “Deep Blue”, derrotó en un torneo de ajedrez al campeón mundial de aquel momento, Gari Kaspárov; y pese a las críticas lanzadas por el campeón humano, la súper computadora construida por IBM, probó los alcances que para aquel momento se habían logrado con la informática.

Catorce años más tarde, IBM ha vuelto a hacer historia:  La presentación del súper computador “Watson”, ha vuelto a demostrar el grado de avance que la tecnología informática tiene.

Watson, una computadora del tamaño de una habitación, fue específicamente diseñada para competir en contra de seres humanos en un popular programa de Estados Unidos, “Jeopardy”.  La mecánica de este programa, exige de los competidores amplia cultura y agilidad mental, ya que las “respuestas” que da el anfitrión del programa abarcan todas las ramas del conocimiento; desde las ciencias hasta el entretenimiento.  Los competidores deben contestar en formato de pregunta a las cuestiones planteadas.

El enfrentamiento entre el cerebro de Silicio de Watson, se dio en contra de dos grandes campeones de este programa.  Dos personajes que juntos han sido de los más destacados en toda la historia de Jeopardy.  Increíblemente; fueron derrotados.

Debemos entender que este logro no es sencillo:  El súper computador tenía en primer lugar, que reconocer la voz del presentador, identificar el sentido de las respuestas dadas, y poder interpretar el sentido específico de lo que se solicitaba.  Sin duda, lograr esto con constancia no es un trabajo sencillo, y pese a lo rebuscado de algunas respuestas, y lo complejo de otras, Watson fue el vencedor del enfrentamiento.

Sin duda, el involucrar en un programa de concurso a una maquina, no es lo trascendente.  Lo importante de esto es el cambio que suscita un equipo de computo con tales capacidades.  En pocas palabras, Watson logra un pensamiento reflexivo.  Las aplicaciones son infinitas, desde la medicina, hasta la educación, el tener procesamiento informático de estos matices, seguramente ofrecerá nuevas oportunidades de desarrollo para muchos sectores.

Watson representa sin lugar a duda, una aproximación a las maquinas inteligentes, un futuro con cerebros de silicio, con inteligencias artificiales.  Gran responsabilidad tendremos los humanos ante este suceso.  Asimov trata mucho a la robótica, y establece inclusive en sus novelas las reglas de convivencia de los robots en su relación con los humanos.  En otras historias de la ciencia ficción la humanidad se enfrenta a las maquinas inteligentes descarriadas, y que acaban por dominar a los humanos.  Sin duda el planteamiento hacía el futuro que esto plantea es algo que se debe de planear y estudiar a fondo.

Por: Agustín Yáñez Figueroa @agusyanez

IT Legal Solutions, S.C. @itlegalmx

*** Originalmente publicado en lamuertedelpapel.com